El Muñeco le hizo un pedido a la dirigencia: reforzar el puesto que cubre Franco Armani.

Franco Armani ha sido, durante los últimos años, el defensor indiscutido bajo los tres palos del arco más grande del mundo. Llegó a River para hacer que los hinchas olviden aquel glorioso paso de Marcelo Barovero, y lo logró con creces. Siempre estará dentro del recuerdo popular, sobre todo teniendo en cuenta que fue parte fundamental de aquel equipo que ganó la Copa Libertadores 2018 frente al rival de toda la vida.

Por eso, el día que deje su puesto será difícil para cualquier otro cubrir su salida. Claro, no cualquiera podrá soportar la presión que ejerce el haber tenido como antecesor una leyenda. Sucedió con Amadeo Carrizo, con Ubaldo Fillol, entre tantos otros. No es sencillo ocupar un lugar así ni bien se va una persona que hizo historia. En ese sentido, River comienza a planear cómo realizar una transición a futuro (quizás largo plazo o quizás en pocos meses).

Eso llevó a que el Millonario trabaje para buscar opciones que puedan ocupar el arco. Varios nombres han sonado durante los últimos años para vestirse con el buzo riverplatense, pero nunca se avanzó luego de abrochar la llegada de Armani. Sin embargo, todo cambió luego de que desde la dirigencia conocieran que el Pulpo podría culminar su ciclo este año o el próximo para volver a su querido Atlético Nacional en pos de darle un cierre a su carrera.

De hecho, Gallardo sabe que el 1 tiene intenciones de analizar su futuro luego del Mundial de Catar a fin de año. Por eso, le envió a los dirigentes su primera opción para reemplazar a Franco. Se trata de Rodrigo Rey, arquero de Gimnasia y Esgrima de La Plata, que tuvo ya un pasado en River. El guardameta es del gusto de muchos hinchas millonarios y tiene unas condiciones técnicas impecables. Además, sus 31 años marcan la edad perfecta entre experiencia y temporadas que le quedan al máximo nivel.

La comisión directiva encabezada por Jorge Brito ya comenzó charlas con sus pares platenses para darle forma a la incorporación. El arquero quiere darse revancha en el club, su sueño siempre fue vestir el Manto Sagrado y parece que la historia tendrá final feliz.