Una de las preocupaciones de los hinchas estos últimos tiempos han sido las renovaciones, luego de los casos Angileri y Rollheiser. Ahora, inquieta De la Cruz.

Nicolás de la Cruz ha sido durante mucho tiempo pieza fundamental del River de Gallardo. Desde su llegada en el mercado de invierno de 2017, tuvo un periodo de adaptación hasta que se incorporó como una parte clave del esquema de Gallardo, sobre todo en 2019, cuando tuvo un rendimiento superlativo.

Últimamente, no vive su mejor etapa. Estuvo mucho tiempo con problemas de lesiones en 2021 y en este 2022, además de que le costó alcanzar su mejor nivel. Sin embargo, en varias oportunidades lo logró, sobre todo estos partidos, donde se ha metido de titular algunas veces y otras desde el banco, pero con buenas actuaciones.

Sin embargo, hay algo que preocupa a los hinchas de River. Es que, a principios de año, se conoció la noticia de que si Fabrizio Angileri y Benjamín Rollheiser no renovaban su vínculo con la institución, acabarían separados del plantel hasta que finalicen sus contratos el 30 de junio. Dicho y hecho, no volvieron a compartir un entrenamiento y terminaron yéndose en condición de libres pero sin ritmo futbolístico.

De la Cruz

Por eso, los millonarios temen que se repita la situación con un jugador querido como Nicolás de la Cruz. No obstante, hay una diferencia grande con esos casos: una cláusula en el contrato. El uruguayo firmó su última renovación en febrero de 2021, extendiendo el vínculo un año más, hasta el próximo 31 de diciembre de este 2022.

En ese momento, no solo se acordó con el jugador, sino también con su antiguo club Liverpool de Uruguay. River logró asegurarse u$s9,5 millones ante cualquier futura venta, y una plusvalía del 30% ante cualquier monto superior. Es decir, si el Millo lo transfiere por u$s15 millones, se quedaría con u$s9,5 + un 30% de los u$s5,5 millones restantes, y así sucesivamente.

De la Cruz

Además, incluyó una cláusula en el contrato: si seis meses antes de quedar libre no consigue una oferta hasta el cierre del mercado de pases europeo, está legalmente obligado a renovar bajo las condiciones del club (siempre ofreciendo un contrato igual o mejor al anterior). Esto permite que no se pueda ir como agente libre de la institución.

Igualmente, las negociaciones están avanzadas y seguramente los próximos días se firme el nuevo acuerdo, en busca de evitar un problema a futuro con su agente debido a utilizar esa cláusula.