Muchos se preguntan por qué Nicolás de la Cruz aún no renueva. La respuesta, en la nota.

Luego de lo que fueron los episodios de Benjamín Rollheiser y Fabrizio Angileri, donde ambos terminaron entrenando por su cuenta y separados del plantel profesional por no renovar su contrato, a los hinchas de River se les eriza la piel cuando escuchan que un jugador no extiende su vínculo.

En este es aún más desesperante para los millonarios, ya que el futbolista implicado es Nicolás de la Cruz, quien generó un gran feeling con los fanáticos riverplatenses. Por ello, muchos se preguntan qué sucede con esta situación.

Durante las últimas semanas, se supo que el uruguayo estaba buscando una salida hacia Europa en este mercado de ser posible, aunque no tiene apuros para dejar su lugar en el mundo si no consigue una oferta razonable de un club de relevancia.

En este sentido, se pueden tranquilizar todos los hinchas: si antes del 30/6 Nicolás no consigue una oferta importante, su vínculo se renovará automáticamente hasta diciembre de 2023 por una cláusula que firmaron en la última renovación.

De hecho, fue el propio jugador quien dio calma a los seguidores millonarios, al afirmar que “nunca se me pasó por la cabeza irme libre de River”.


Además, en ese momento River también acordó que, a pesar de solo poseer un 30% de su pase, el club se llevaría 9 millones de dólares ante cualquier venta y un 30% de la diferencia que pudiese haber con ese monto.


Es decir: si la venta se produce por 15 millones, River se quedaría con 9 millones fijos y un 30% de los 6 millones restantes. En resumen, si la venta es por esa cantidad, River se llevaría 11 millones con menos de un tercio de los derechos económicos del jugador uruguayo. Negocio redondo.