Matías Kranevitter fue una pieza clave en los inicios de la era Gallardo, ganándose el corazón de los hinchas millonarios con base en sus grandes condiciones.

A nadie sorprendía en 2015 que Matías Kranevitter se hubiese marchado a un equipo top de Europa como lo era el Atlético de Madrid. Claro, sus actuaciones dentro de la cancha impresionaban a propios y extraños, parecía estar llamado a ser el reemplazante de Mascherano en Argentina.

No obstante, con el paso del tiempo su nivel fue decayendo y dejó de brillar como aquella estrella que estaba destinado a ser. ¿Qué sucedió? En agosto de 2015, Simeone lo llamó y le aseguró la titularidad si iba en ese momento, pero el Colo quería quedarse en el Millonario a lograr la misión imposible en el Mundial de Clubes, contra uno de los mejores equipos de la historia como lo era el Barcelona.

Así las cosas, el Tucu partió rumbo a Madrid recién en diciembre de ese año y tuvo que pelear por el puesto, lo que le supuso un gran problema al no estar adaptado a ese fútbol.

De ahí en adelante, su carrera fue decayendo: fue cedido al Sevilla y luego comprado por el Zenit de Rusia (equipo que apostó por figuras argentinas en ese tiempo), para terminar recalando en el fútbol mexicano, más precisamente en los Rayados de Monterrey.

De esa manera, Kranevitter terminó muy relegado en la Selección Argentina que lo tenía en consideración al partir de River. Es por eso que muchas veces sonó su nombre para regresar a Núñez, pero por diferentes circunstancias jamás se dio.


¿Hay alguna chance de concretar su vuelta? Pareciera ser que este va a ser uno de los últimos años de Enzo Pérez, al menos en el gran nivel que tiene. Por ello, Gallardo y compañía no esperan para encontrar un reemplazante capaz de cubrir ese puesto.


Allí es donde Matías Kranevitter aparece: siempre expresó sus ganas de volver al Millonario, aunque no se haya concretado. Ahora, las cosas son diferentes: River ha cerrado varios regresos en el último tiempo y para Gallardo estas puertas estarían abiertas.


La idea del Tucu es regresar en diciembre (como el otro Tucu, Pereyra, quien ya manifestó a la dirigencia sus deseos), teniendo estos meses para consensuar una salida con el Monterrey, donde aún le queda contrato hasta diciembre de 2023.


¿Se dará un regreso tan buscado hace años? El tiempo y las ganas lo dirán, pero en River las puertas siempre están abiertas para hombres de la casa. A esperar, Mati…