Para nadie es una noticia nueva que Nicolás Otamendi y su familia son confesos hinchas fanáticos de River. Pero… ¿y si ese amor deja de ser solo como fanático?

¿Jerarquía a lo Enzo Pé?

Seguramente a la mayoría de los riverplatenses se les venga a la mente el caso de Enzo Nicolás Pérez, quien dejó de ser un fanático más por el mundo y dejó toda la comodidad (y economía) europea por venir a cumplir su sueño al Monumental. Desde mediados de 2017, no solo ganó todo con el Millo sino que terminó siendo su capitán y pieza clave, irreemplazable por donde se lo mire.

Si bien al principio le costó adaptarse al fútbol argentino, con el correr de los meses cada vez se asentaba más y encontraba su nivel: primero, como volante interno, hasta reubicarse y adueñarse de la mitad de la cancha como ese contención de clase sublime. ¿A qué viene esto? Bueno, una de las preocupaciones de Otamendi si viniera en este mercado sería no adaptarse y poner en peligro su participación en el Mundial de Qatar 2022.

Entonces, ¿cuándo?

En silencio, Nicolás estaría moviendo sus contactos para arreglar una salida limpia y ordenada del Benfica y llegar a River a principios de 2023, luego de la competencia de selecciones en noviembre/diciembre. Está decidido a cumplir su sueño y más de una vez ha dado señales sobre ello.

Con la jerarquía y nivel que lo caracterizan, Otamendi se adueñó de un puesto en la defensa argentina desde hace años, reafirmándolo en la era de Scaloni como entrenador. Sin dudas, nadie en River duda de sus condiciones y experiencia, por lo que están encantados con esta posibilidad que cada vez se convierte más y más en realidad para el futuro cercano…