El alta de Quintero permitirá que el Muñeco junte a futbolistas que participaron de 10 de los 29 goles en la LPF.

El fútbol no tiene un punto G, sino tres: ganar, gustar y golear. River necesita hacer, de mínima, lo primero. Y para eso además de generar juego, debe convertir. No obstante, ante un escenario de dificultad producto de las bajas al por mayor sufridas entre convocatorias (Armani y De la Cruz), lesiones recientes (Simón, Aliendro) y suspensiones (Enzo Pérez), a Gallardo le ha costado reconstruir la formación para ser competitivo en un partido determinante como el que tendrá que afrontar ante Talleres. Aunque ayer el DT recibió una noticia muy esperadala del alta de Juan Fernando Quintero– que le garantizará una zona media con mucho fútbol, pero además gritos.

Alcanza con observar la influencia directa de los potenciales integrantes del equipo para verificar que la esperanza de gol puede ser alta. Independientemente de la inclusión de un delantero crocante como Pablo Solari (siete goles en 11 partidos) o de la duda en ataque entre Lucas Beltrán (3 gritos) o Borja (4), el OK médico que recibió Juanfer permite vislumbrar una alineación con influencia directa en la red: de elegirlo de entrada, entonces Gallardo podría reunirlo con Agustín Palavecino y Esequiel Barco delante del #5, Bruno Zuculini. Todos talentos con festejos en esta irregular Liga Profesional.

Ese eventual mediocampo ofrece un registro estadístico que ilusiona: entre conversiones y asistencias han participado de 10 de los 29 goles que River ha marcado en lo que va del torneo doméstico. En esa línea, el regreso de Pala es el que más podría aportarle: lleva tres asistencias y dos goles. Un escalón por debajo está Quintero (tres pases gol) y le siguen Barco (una asistencia) y Zuculini (un gol, ante Central Córdoba).

Y si se contemplan además los dos goles de Emanuel Mammana y el que también convirtió Pinola, entonces ocho de los 11 potenciales titulares tendrán experiencia en lo que refiere a convertir en este sinuoso campeonato cuya punta sigue en alquiler pese a tener a tantos dueños potenciales.

La mala para el Muñeco, no obstante, también pasa por la medular: aunque la decisión final Gallardo recién la tomará hoy, lo más probable es que Santiago Simón quede excluido de la nómina de convocados para el encuentro ante Talleres.

Si bien el juvenil mostró una evolución respecto de los primeros días de la semana en relación a su recuperación de esguince de tobillo derecho, contemplando que River deberá jugar la próxima semana ante Patronato -partido para el que tampoco contará con varios titulares; sí volverá Enzo Pérez- es posible que Gallardo prefiera preservarlo en pos de tenerlo disponible para los cuartos de final de la Copa Argentina.