El zaguero paraguayo volvió a ser intervenido quirúrgicamente luego de varios meses de recuperación de una fractura de tibia y peroné.

El 6 de abril fue un día más para la mayoría de las personas. Esa fecha por la noche, River visitaba a Alianza Lima en Perú para disputar la primera fecha de su grupo en la CONMEBOL Libertadores 2022. Sin embargo, sería un día que no pasaría al olvido para Robert Rojas. El defensor de River, hacia el final del partido, sufriría una gravísima lesión.

Faltando algunos minutos para que culmine el encuentro, Aldaír Rodríguez cometió una infracción que, para el árbitro, era solamente de amonestación… claro, así fue hasta que observó la pierna del jugador del Millo, que había recibido una patada demoledora. Al ver la fractura, el juez tuvo que volver atrás en su decisión y mostrarle la tarjeta roja al futbolista de Alianza.

Sin embargo, eso era lo de menos. Fue una infracción que terminó marcando la carrera de Rojas. Es que el central paraguayo devenido en lateral derecho venía en ascenso. Se había adueñado de ese carril luego de que River no conseguía respuestas futbolísticas de las otras variantes. Con sus buenos rendimientos, logró la titularidad y atravesaba su mejor momento.

¿Qué dijo Gallardo que preocupó al mundo River?

En la conferencia pospartido, Marcelo Gallardo dejó unas palabras que preocuparon a todos. Se encendieron las alarmas luego de que el Muñeco, tras una pregunta de un periodista, afirmara que Robert Rojas “está con un tema que los médicos ya comunicarán y que habrá que resolver en estos días. Un cuadro que ha tenido un contratiempo, pero mejor que lo explique la parte médica“.

Más tarde, desde el club confirmaron mediante un parte médico lo que le sucedía al jugador: “Robert Rojas, quien había sido intervenido quirúrgicamente en abril pasado por una fractura de tibia y peroné, presentó dolores en la zona operada y se le realizarán estudios durante los próximos días para determinar su causa“, comunicó River.

¿Qué le sucedió a Robert Rojas?

El zaguero volverá a ser intervenido quirúrgicamente. ¿Por qué? Es que, en los últimos días, se presentó una inflamación en la zona de la operación, lo que significa que sufre una infección en el área. La intervención será para retirar los tornillos y evaluar de qué se trata exactamente dicha infección, para poder estimar su recuperación y que vuelva cuanto antes a la actividad.

Desde el cuerpo médico del club no descartan que no vuelva a disputar un partido este año, de hecho, es bastante probable, sobre todo teniendo en cuenta que necesitaría realizar una pretemporada para ponerse a punto. Lamentablemente, todo hace indicar que recién volveremos a verlo en el césped el próximo año.