El Millonario tiene algunos averiados, pero ya sabe que para la próxima fecha tendrá dos jugadores menos y uno que dirá presente.

River volvió a reafirmar lo hecho en Avellaneda con una victoria contundente frente a Newell’s este sábado. Es que el Millo se había llevado tres puntos de la cancha de Independiente y quería volver a sumar por triplicado en su casa. Lo logró holgadamente en el resultado, aunque sigue sin encontrar un funcionamiento aceitado y hay varias dudas en las actuaciones individuales.

Más allá de los constantes flaqueos en algunos puestos (será Elías Gómez el más emblemático, quien no logra plasmar su juego a pesar de las oportunidades), hubo algunos puntos altos que seguramente se mantendrán para el próximo partido. Pablo Solari tuvo una actuación brillante -sobre todo en la primera etapa-, Juanfer Quintero volvió a demostrar su mejor faceta, y Emanuel Mammana fue una muralla.

Justamente este último fue una preocupación. A falta de 15 minutos para que culmine el encuentro, el defensor salió reemplazado por Jonatan Maidana. Cuando se acercaba al banco, hizo gestos de dolor y fue el foco de atención de los hinchas. Sin embargo, se conoció que solamente fue una molestia en la rodilla sin ninguna consecuencia, por lo que sin dudas volverá a ser parte del 11 que enfrente a Arsenal.

No obstante, aún hay dos bajas de peso para el equipo. Se trata de Esequiel Barco y de Paulo Díaz. El ex-Independiente sigue arrastrando una fatiga muscular que no le permite sumarse al resto de sus compañeros. En tanto, el chileno sufre una molestia muscular en el cuádriceps de la pierna izquierda.

Se espera que ambos vuelvan al 100% para la siguiente jornada frente a Central Córdoba, el fin de semana, después del partido ante Arsenal este miércoles.