Matías Suárez jugó media hora y, como era de esperarse, sufrió una nueva lesión por enésima vez.

El cordobés Matías Suárez es uno de los mejores jugadores de River. Claro, eso cuando puede ser jugador en lugar de paciente médico. Es que, desde hace un año, el delantero se cansó de tirar magia, y se cansó de lesionarse también. Apenas disputó un puñado de partidos (en los que no defraudó nunca, sin dudas), y la mala suerte lo acompaña.

Nadie sabe explicar qué sucede con su cuerpo y por qué sufre de lesiones crónicas. O, por lo menos, nadie en River lo dice. No sabemos si es desgraciadamente fortuito o si hay algo grave con él. Lamentablemente para el Millonario, vuelve a perderse un jugador clave para el plantel.

A sabiendas de que solo hay un delantero que es una incógnita -Lucas Beltrán- y otro que mete un gol por año -Braian Romero-, River se quedará sin su único goleador seguro. Es que Matías sufrió una molestia muscular anoche contra Vélez (de la que solo le dijo a Julián Álvarez para no perderse lo que quedaba de partido) y hoy los estudios dieron el peor panorama posible.

Es que, tras una molestia en el isquiotibial que se prolongó hasta la práctica de hoy, los médicos determinaron que sufrió un desgarro en la pierna derecha. No podrá volver a las canchas por tres semanas, al menos. Aunque seguramente serán más, teniendo en cuenta que tratan de no apurarlo para que no suceda lo que acaba sucediendo.

Un panorama desalentador para él y para River, que se pierde siempre de un jugador mágico, distinto, que le trae muchas soluciones. Esto, sumado a que ahora también se perdió al otro Suárez, el uruguayo. Una mala y otra mala detrás. Eso es el Monumental en estas horas.